11 de mayo de 2014

Padre Mugica: de la Cárcel del Pueblo a la Av. 9 de Julio

El Padre Mugica en la Avenida 9 de Julio

El Padre Mugica. Mural en la Av. 9 de Julio
En la Avenida 9 de Julio, mirando a la Villa 31, la presidenta inauguró un mural del padre Carlos Mugica, el "cura villero". Es el más importante de los muchos actos que se harán para recordar al sacerdote. Todos recordarán su entrega a la causa de los humildes, de los desposeídos, y su asesinato, atribuido unánimemente a la Triple A. Pero es difícil que mencionen -al menos los medios oficiales y oficialistas- las diferencias que tenía con la Organización Montoneros, incluso el miedo de ser asesinado por esa organización.

A principios de 1974, a raíz de un plan del Ministerio de Bienestar Social con el aval de Perón, donde se proponía construir viviendas en Ciudadela para los habitantes de la villa de Retiro, al que se oponía el movimiento villero peronista (MVP) conducido por Montoneros, que promovía entre los villeros el rechazo a dicho plan de viviendas bajo el falso concepto de “erradicación como avasallamiento”. Mugica reflexiona sobre este conflicto, y hace la pregunta clave: ¿Qué opinan los villeros?, y escribe en un artículo, refiriéndose al accionar de Montoneros en el mismo:

“Aunque invoque al villero, en realidad no se ha asomado a sus problemas. (…) Nuestro pueblo es cristiano, es justicialista, no acepta las formulaciones falsamente revolucionarias de quienes, en definitiva, no son sino una expresión del liberalismo europeo. (…) Los que claman por la revolución son casi siempre gente de afuera..."  (ver aquí)

Carlos Mugica "gorila".

Revista Militancia nº 38
Eduardo Luis Duhalde Duhalde (luego Secretario de Derechos Humanos de la Nación de los gobiernos Kirchner desde 2003 hasta su muerte en 2012) junto a Rodolfo Ortega Peña (asesinado por la Triple A en 1974) eran abogados defensores en causas que involucraban a militantes políticos tanto del peronismo como de otros partidos y de las organizaciones guerrilleras. En 1973 y 1974, dirigieron la revista Militancia Peronista para la liberación, también conocida simplemente como Militancia, vocera y promotora de distintas organizaciones que reivindicaban la lucha armada.

Esa revista tenía una columna, llamada "Cárcel del Pueblo", desde donde  denigraban, denostaban (o ultimaban -si los terroristas que tomaban las armas se hacían cargo) a eventuales "gorilas" de turno. Esa columna, una suerte de "patíbulo literario", era leído con sumo interés por las células de guerrilleros que planificaban y ejecutaban algún que otro asesinato "justiciero" o "para reivindicar al pueblo", como solían llamarle.

Es en esa cárcel, donde pusieron al padre Mugica en el número 38 de la revista.

Pág. 48 - (click en la imagen para ampliar)
CARCEL DEL PUEBLO - HOY CARLOS MUGICA

Dos mil años de política terrena ha enseñado mucho a la Iglesia Católica que es la negación del democratismo interno, sin embargo, comprendió hace muchos siglos, las ventajas de tolerar las distintas corrientes que se forman en su seno. A un ala conservadora y retrógrada se opone siempre un ala liberal progresista. Una jerarquía pro-oligárquica, convive con sacerdotes del pueblo. Están los curas humildes y silenciosos, y están las estrellas publicitadas. A esta última especie pertenece CARLOS MUGICA, super star.

El Padre Carlos (como lo conocen las feligresas de su antigua parroquia de Santa Elena), por el Cura Mugica (como le dicen en los ambientes políticos) o Carlitos (como lo llaman los vecinos de Copérnico y Gelly Obes, corazón de Barrio Norte), siempre ha sido un movimientista nato. Como queriendo resumir en su persona todas las corrientes internas de la Iglesia, trata de ser al mismo tiempo un conservador-progresista, un oligarca popular, un cura humilde y bien publicitado, un revolucionario y defensor del sistema. Y así le va con el resultado.

Lo dicho no es una acusación gratuita. Con su defensa apasionada del celibato eclesiástico y del acatamiento sin protestas a la jerarquía, es tolerado por los preconciliares, como “un muchacho rescatable.

Su pertenencia al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, lo refiere a los sacerdotes de avanzada. Su hábitat en el Barrio Norte y sus amistades le permiten no romper los lazos creados en su carácter de Mugica Echagüe. Su labor religiosa en la Villa Comunicaciones lo emparenta con el pueblo. Su condición de colaborador de Bernardo Neustadt en la revista Extra, le abre las puertas de la contrarrevolución, avalado por su círculo de relaciones (aunque a pedido de algunos amigos como Hermes Quijada). Todo mezclado como en el poema de Guillén.

La Biblia y el Calefón, diría Discépolo. Ayer misa por Carlos Ramus, luego responso a Bianculli, guardaespaldas de la UOM, y hoy un oficio religioso para Isabelita (siempre queda la excusa que la religión no hace distingos políticos, como si él fuera el único cura de la aldea).

Como si fuera un corcho, siempre flotando aunque cambie la corriente. Montonereando en el pasado reciente, lopezrregueando sin empacho después del 20 de junio, Carlitos Mugica, cruzado de oportunismo, ha devenido en: ¡Depurador ideológico!.

Desde páginas de “Mayoría”, órgano de los ultramontanos Jacovella, con el mismo desparpajo con que escribía en “Cristianismo y revolución”, pontifica sobre la “Alienación ideologista” de nuestra juventud. Con citas a Pascal y del burócrata Zorrilla, rebate en cuatro líneas a todo pensamiento revolucionario y termina preconizando “la reconstrucción moral del hombre argentino.

Y si esto fuera poco, tiene la osadía de negar el aporte de la juventud que desde hace muchos años riega a diario con su sangre el suelo de nuestra Patria dándole el siguiente consejo de pavo infatuado: “que renuncie a buscar la revolución en los libros y ascienda al pueblo asumiendo sus problemas reales” (MAYORÍA, 19-III-1974). “Por todo lo expuesto quede Carlos Mugica preso en la cárcel del pueblo, aunque se quede sin asistir al casamiento de la hija de Llambí con Sergio Patrón Uriburu.

Revista Militancia - nº 38 - 28 de marzo de 1974 - Página 48

Mugica fue asesinado el 11 de mayo.

No hay comentarios: